Promotor
Constructora

Año
2020
Localización
El Cabanyal, Valencia
Superficie

16.600 m2

«El patio se constituye como una gran  terraza que acoge los usos recreativos al aire libre como la piscina exterior, zonas de descanso y relajación, zona para comer junto al bar-cafetería e incluso un pequeño graderío para eventos o actuaciones.»

El proyecto consiste en dos bloques alineados con los viales a los que da frente la parcela. La planta semisótano aloja la mayor parte de servicios generales del hotel: la zona bar-cafetería, el gimnasio y spa, las salas polivalentes y de cine, el centro de coworking y la sala de informática. El patio interior de manzana se queda descubierto en este nivel a excepción de su parte central que funciona como elemento transversal de conexión de los dos bloques de apartamentos. Este nexo central queda cubierto a modo de umbráculo/invernadero mediante una ligera estructura metálica que soporta un gran techo de acristalado y protegido de la radiación solar.

El patio se constituye como una gran  terraza que acoge los usos recreativos al aire libre como la piscina exterior, zonas de descanso y relajación, zona para comer junto al bar-cafetería e incluso un pequeño graderío para eventos o actuaciones. La planta Baja acoge la recepción del hotel con almacén de equipajes y las oficinas de administración y dirección. En el resto de plantas se distribuyen los 344 apartamentos.

En las zonas exteriores e interiores se propone el uso de la  vegetación como parte integrante de la propuesta de diseño biofílico que consideramos de gran importancia en la arquitectura actual para conseguir un alto grado de confort y bienestar.

Como respuesta a los requerimientos de sostenibilidad que demanda el sector de la construcción y la sociedad, se estudian y plantean diferentes propuestas en varias líneas. Con objetivo final de construir un edificio que sea respetuoso con el medio ambiente y eficiente energéticamente, certificado por los estándares Passivhaus y BREEAM.

Se realiza un estudio de las direcciones predominantes de los vientos en las cuatro estaciones del año obteniendo factores clave para el posible aprovechamiento de la ventilación cruzada. Observamos la radiación solar incidente en la envolvente del edificio, tanto en invierno como en verano, en todas las orientaciones. Se estudian las sombras que tiene cada fachada tanto arrojadas por los bloques de la propia urbanización, como por los edificios del entorno. Este estudio se realiza en las cuatro fachadas, tanto en invierno como en verano y con esto se desarrolla la composición en fachada respondiendo a las sombras, estudiando los paños cerrados y abiertos.