Cliente

Privado

Constructora
Año
2021
Localización
El Puig de Santa Maria
Superficie
396 m2

«Situada en la montaña de la Ermita de Santa Bárbara, el proyecto se fusiona con la montaña dejando vista la piedra de rodeno del lugar».

Situada en la montaña de la Ermita de Santa Bárbara, el proyecto -obra de sanahuja&partners y Céspedes Arquitectura– se fusiona con la montaña dejando vista la piedra de rodeno del lugar.

La envolvente exterior del  proyecto se adapta a las condiciones del entorno de casco antiguo del Puig empleando elementos de composición y materiales propios del lugar.

En su interior la vivienda se abre a un patio que organiza y articula los espacios, estableciendo conexiones visuales controladas.

La composición en planta se basa en espacio de circulación, una banda de servicios y elementos de almacenaje.  Estos elementos de almacenaje y cuartos húmedos se engloban en elementos a modo de “caja”, que posicionan estratégicamente para hacer de filtro entre el espacio de circulación y las estancias principales, organizado así la distribución en planta de la vivienda. Estos elementos se revisten mediante un panelado de madera para distinguirlos de la envolvente que conforman el espacio interior. Con esta disposición el proyecto busca siempre la fluidez espacial.

En sección la circulación interior se resuelve mediante una escalera interior ligera y muy cuidada. Además de salvar las distancias entre plantas también este elemento singular de la vivienda te traslada horizontalmente a cada una de las plantas generando un recorrido claro y sencillo. En la doble altura del acceso, se aprovecha para situar el vaso de la piscina ubicada en la terraza de la segunda planta.

En la última planta se emplea un pequeño patio para iluminar los espacios de circulación interior y establecer ventilación cruzada al dormitorio principal. Además este patio mediante el efecto ventur sirve de ventilación natural de la vivienda.  Por otro lado para potenciar el espacio y generar continuidad dentro de la vivienda los elementos verticales a nivel visual no llegan a tocar la cubierta inclinada de la última planta.