Categoría: Rehabilitación, Sanahuja&partners, Proyectos, Arquitectura

01 /01/1970

Masía Tonilla: carácter rural y arquitectura contemporánea


Cuando un edificio tiene un arraigado valor sentimental, sus muros se convierten en parte de una historia que narra las huellas que han dejado sus inquilinos.

En el estudio de arquitectura sanahuja&partners comprendemos la importancia de conservar el carácter propio de cada edificio, mantener su esencia para que continúe evocando el paso del tiempo y los momentos vividos en él.

Por ello, la rehabilitación de edificios como la Masía Tonilla suponía todo un reto para nuestro equipo de profesionales, ya que la preservación de su estética original debía combinarse con una clara evocación a la arquitectura contemporánea, consiguiendo una vivienda de lujo en el que cada detalle fuera crucial.

Masía Tonilla es un proyecto de rehabilitación y ampliación de una vivienda unifamiliar en el interior de Castellón, una zona con una influencia marcadamente rural en la que se puede vislumbrar el carácter propio de la arquitectura mediterránea.

La integración de los diferentes espacios del edificio y la adaptabilidad al entorno se enmarcan como prioridad, con el objetivo de  lograr la integración paisajística del proyecto.

La singularidad del proyecto

Esta agrupación de masías contaba con una vivienda principal muy deteriorada que debía conservar su naturaleza agreste, mostrando una imagen modernizada, y adquiriendo la funcionalidad necesaria para poder ser habitada.

El uso de materiales como el acero, el hormigón y la piedra natural han captado el carácter inherente de la vivienda, sustentando su aspecto rural. Por otro lado, la instalación de grandes acristalamientos le ha otorgado una apariencia moderna, permitiendo además el aprovechamiento de la luz natural para una mayor sostenibilidad arquitectónica.

Esta vivienda principal está estructurada a doble altura para ganar amplitud y conseguir una mayor funcionalidad del espacio. En la planta baja se instalan los espacios comunes como el salón-comedor, la cocina y el aseo, así como dos habitaciones para invitados. Para un uso más íntimo, la primera planta se configura por una suite principal con baño privado y vestidor, un gimnasio con una amplia terraza-solárium y una zona de estudio.

Toda la estructura de la masía confluye con los espacios exteriores consiguiendo otorgar a todo el conjunto de una coherencia natural tanto en su diseño interior como con su entorno.