Vista general
Vista general

Categoría: Equipamiento, Arquitectura

04 /10/2015

FABRIZIO BAROZZI + ALBERTO VEIGA . Filarmónica de Szczecin. Polonia. 2014


FABRIZIO BAROZZI + ALBERTO VEIGA .  Filarmónica de Szczecin. Polonia. 2014

Finalista español de los Premios Mies van der Rohe

 

Como una cabaña blanca, de cuento de hadas, iluminada en medio de la gris y fría Szczecin (Polonia), la vanguardista filarmónica diseñada por el estudio Barozzi + Veiga ha sido escogida como uno de los cinco proyectos finalistas del Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea  Mies van der Rohe.  Alberga una sala sinfónica para 1.000 espectadores, una sala de música de cámara para 200 espectadores, un espacio multifuncional para exposiciones y conferencias, y un amplio vestíbulo de entrada, que puede ser utilizado también para celebrar eventos.

 

La sala de conciertos ocupa el solar vacío que dejó la antigua filarmónica de Szczecin, bombardeada y destruida durante la II Guerra Mundial. «El proyecto tiene una gran vocación urbana, teníamos que reconstruir una esquina vacía desde la posguerra. Lo planteamos como una sala contemporánea de música sinfónica que continúa con la tradición de salas de concierto del este de Europa», cuenta Fabrizzio Barozzi, que junto a su colega Alberto Veiga se instaló en Barcelona en 2004. Desde entonces han diseñado varios proyectos culturales -el Auditorio Infanta Doña Elena en Águilas o la Escuela de Música de Brunico (Italia)- y actualmente están inmersos en tres edificios en Suiza: el Museo de Bellas Artes de Lausana, la ampliación del Museo Bündner en Chur y una Academia de Danza en Zúrich. «Durante años, prácticamente no hicimos nada en España. Nuestros proyectos nacionales apenas representan un 5%de nuestra obra. Desde Barcelona trabajamos para toda Europa», lamenta Barozzi.

 

Síntesis y complejidad definen al volumen que configura el proyecto, resuelto a través de una circulación continua que conecta las diferentes funciones a través de todos sus niveles. Externamente, al igual que en los edificios preexistentes adyacentes, dominan la verticalidad y la geometría de la cubierta. Estas características identifican al Philharmonic Hall en el contexto que le rodea.

 

La composición de la planta está definida por un anillo perimetral que alberga principalmente los espacios de servicio. Este elemento permite definir un gran vacío dentro del cual gravitan la sala sinfónica y la de música de cámara, y además da forma a la relación del edificio con su entorno. La modulación serial de la cubierta es el otro gran elemento expresivo, que permite la integración de la construcción dentro del fragmentado perfil urbano de la ciudad.

 

La Filarmónica de Szczecin destaca por su elegancia y sutileza, con unas formas simples pero radicales, siguiendo ese espíritu tan Mies van der Rohe. «Las formas de la Filarmónica derivan de la propia lectura de la ciudad, con un skyline abrupto, con tejados muy verticales. El lenguaje del edificio deriva de la voluntad de pertenecer a la ciudad, está tallado por el perfil de las cubiertas», apunta Barozzi. Paneles de vidrio translúcido acanalado cubren la fachada de la filarmónica. Al anochecer, el edificio se transforma por completo adquiriendo una cualidad etérea, casi onírica, con una delicada iluminación procedente del interior, de un hall con una escalera en forma de espiral que remite a la del Guggenheim de Nueva York. «De día es como un monolito blanco, unitario, pero de noche la materialidad cambia y es todo luz», dice Barozzi.

 

El foyer inmaculado, concebido como una plaza cubierta, desprende un carácter escultórico, de una pureza esencial, que contrasta con la decoración de la sala de conciertos, recubierta con una ornamentación en forma de prisma cuyos pliegues ejercen una función acústica. La austeridad exterior y la sencilla composición de los espacios de circulación interior contrastan con la expresividad de la sala principal, en la que de acuerdo con la tradición centroeuropea de los espacios de conciertos clásicos, la decoración se convierte en ornamento y función.

 

La modulación de este auditorio está realizada a partir de la famosa secuencia del matemático Fibonacci, aumentando su fragmentación a medida de que el observador se aleja de la escena. De esta manera se da forma a un espacio ornamental de inspiración tradicional, revestido con de pan de oro.

 

El edificio adopta además sistemas pasivos de control energético. El elemento principal es la fachada de doble piel, que proporciona un aislamiento acústico global y una ventilación natural que evita el sobrecalentamiento. Iluminada con LED, convierte al edificio en un volumen que brilla intensamente, con un consumo mínimo de energía. El revestimiento del techo es un conjunto de diferentes capas, que varía con respecto a las diferentes zonas, con el objeto de optimizar la acústica y el aislamiento térmico.

 

Fuentes:   Vanesa Graell,  “El Mundo”.  Arantxa Álvarez,  “Diario design”

 

 

Alberto Veiga y Fabrizio Barozzi
Alberto Veiga y Fabrizio Barozzi
Vista aérea
Vista aérea
Foyer
Foyer
Foyer
Foyer
Iluminación
Iluminación
Sala sinfónica
Sala sinfónica
Escalera
Escalera
Vista nocturna
Vista nocturna