construccion sostenible sanahuja
construccion sostenible sanahuja

Categoría: Sostenibilidad, Arquitectura

06 /07/2016

Construcción sostenible: cómo conseguir una vivienda adaptada y respetuosa con su entorno


La sostenibilidad ambiental es un aspecto que preocupa a nuestra sociedad; la contaminación, la pureza del aire y la optimización de recursos son planteamientos que afectan en cada vez más disciplinas.

Esta preocupación por el impacto ambiental ha llegado también a la arquitectura, surgiendo así una tendencia constructiva denominada construcción sostenible o bioconstrucción. Sin embargo, este tipo de arquitectura es poco conocida por el público y considerada al alcance de muy pocos.

La construcción sostenible es un tipo de arquitectura que utiliza materiales naturales y procedimientos poco industrializados con el objetivo de preservar la sostenibilidad del entorno, tanto desde la perspectiva medioambiental, como del individuo y la sociedad.

Un proyecto de arquitectura sostenible abarca todo el proceso de construcción, desde la elección de materiales, el diseño y los procesos de fabricación, hasta la organización del equipo y el trabajo.

En Sanahuja & Partners, estudio de arquitectura en Castellón, Valencia e Ibiza, trabajamos para preservar el entorno original de nuestros edificios y conseguir proyectos sostenibles, por lo que consideramos que aplicar las peculiaridades de la bioconstrucción es crucial para el futuro de nuestra actividad.

Claves para construir una vivienda sostenible

Las características imprescindibles para que una vivienda sea considerada sostenible son:

  • La reducción de materiales de construcción nocivos para la salud de las personas como las sustancias tóxicas presentes en las pinturas o barnices; y los campos electromagnéticos propios de las instalaciones eléctricas.
  • La orientación. Elegir adecuadamente la ubicación permitirá aprovecha la energía natural. Para ello, es esencial valorar el movimiento del sol en la zona.
  • La utilización de sistemas de bajo consumo. Dejar pasar la luz del sol para conseguir una iluminación natural y recurrir a bombillas de bajo consumo cuando oscurece.
  • El aislamiento. La vivienda debe contar con ventanas de doble vidrio y sistemas de sellado eficaces para conseguir aislarse de la temperatura exterior consiguiendo una climatización natural.
  • La instalación de energías renovables. En la actualidad se está trabajando en la integración de paneles solares y sistemas aerotérmicos en la bioconstrucción.
  • La adecuada gestión del consumo de agua, basada en la recuperación del agua de la lluvia para tareas domésticas.
  • La integración de la vivienda en la naturaleza, con la creación de zonas ajardinadas y espacios de gran vegetación.

Materiales utilizados en la construcción de casas sostenibles

En una vivienda sostenible la elección de los materiales para su construcción es fundamental, por ello, se establecen unos criterios básicos para su utilización. En general, las pautas para el empleo de los materiales son:

  • Procedentes de fuentes renovables y abundantes
  • No contaminantes
  • Consumo de poca energía a lo largo de todo su ciclo de vida
  • Durabilidad
  • Posibilidad de estandarización
  • Facilidad para ser valorizados
  • Objeto de una producción justa
  • Bajo coste económico

Siguiendo estas premisas, los materiales más utilizados en la bioconstrucción son la paja, el barro, la madera o el cáñamo, entre otros. Así como la sustitución de los hormigones de cemento por hormigones de cal.

Estos procedimientos también se han adaptado a la rehabilitación de edificios con el objetivo de convertir una vivienda ya construida en sostenible. Las prácticas más comunes son la sustitución de cementos por hormigones de tierra, cales o silicatos que permiten un aumento de la traspiración de la vivienda.

Ventajas de la bioconstrucción

A diferencia del mercado tradicional de la construcción, que se rige por estrategias económicas a corto plazo, la bioconstrucción se basa en la mejora de los procesos para alcanzar la mayor calidad a largo plazo.

En cuanto a los costes, una vivienda sostenible puede suponer unos gastos superiores a una convencional en el momento de su construcción, pero en un plazo de 5 y 7 años los gastos se reducen considerablemente respecto a una casa construida con los procesos habituales.

Asimismo, los edificios construidos de manera sostenible alcanzan una eficiencia energética que puede suponer un ahorro de entre un 50% y un 80% en el consumo de energía, por lo que optar por la bioconstrucción generará beneficios tanto para el propietario como para nuestro entorno en el futuro.