Fachada principal
Fachada principal

Categoría: Equipamiento, Arquitectura

02 /05/2015

CAMPUS REPSOL. RAFAEL DE LA HOZ ARQUITECTOS. Madrid. 2013


CAMPUS REPSOL. RAFAEL DE LA HOZ ARQUITECTOS. Madrid. 2013

 

El estudio de arquitectura Rafael de la Hoz Arquitectos es el artífice del Campus Repsol, la nueva sede que la compañía inaugura en la madrileña zona de Méndez Álvaro.

El proyecto nace de la necesidad de agrupar a los trabajadores de Repsol – repartidos hasta el momento en doce edificios – para facilitar la comunicación y un lugar común donde poder disfrutar de un entorno natural y funcional sin renunciar a las comodidades de la gran ciudad.

Con estas premisas, Rafael De La Hoz Arquitectos ha diseñado “un traje a medida” para la compañía que se adapta de forma respetuosa a su entorno, con un diseño arquitectónico que facilita la entrada de luz natural a todas sus instalaciones.

En la madrileña zona de Méndez Álvaro, una céntrica área industrial en pleno desarrollo situada en el sur de la ciudad, se levanta el campus empresarial de la multinacional española Repsol, un complejo integrado por cuatro edificios distribuidos —como en el claustro de un monasterio—, en torno a una gran plaza interior, una gran zona verde con espacios compartidos y zonas comunes ajardinadas, que constituye uno de los puntos clave del proyecto. 

Se trata del único parque empresarial situado en centro de Madrid, y cuenta con excelentes comunicaciones, accesos inmejorables para el transporte privado y más de 2.000 plazas de aparcamiento situadas en el mismo campus. Su diseño se ha realizado para que sea 100% accesible, siguiendo las indicaciones de los especialistas de la Fundación ONCE, que asesora a Repsol en esta materia.

Con una expresiva volumetría, el edificio consta de una planta baja y cuatro superiores, cada una de ellas a modo de caja de cristal longitudinal. Especial personalidad cobra su estructura, formada por 105 pórticos de los que penden las cajas de vidrio que constituyen los espacios de trabajo. Esta solución constructiva no sólo contribuye a reflejar la imagen industrial de la compañía, sino que permite unos interiores completamente diáfanos y flexibles, en los que predomina la luz natural.

Las cuatro plantas se aglutinan de dos en dos produciéndose en alzado un desplazamiento entre sí en el sentido transversal.  Como resultado se crean unos espacios de transición dentro de la envolvente de los pórticos que enriquece espacialmente la percepción hacia el exterior. 

El Campus Repsol, cuyo diseño nunca ha querido perder la escala humana, tiene reservados 5.000 de sus 32.000 metros cuadrados para ofrecer servicios a sus empleados. Sus zonas verdes cuentan con árboles que permanecen verdes todo el año -como los pinos- árboles de hoja caduca que muestran el paso de las estaciones, y la presencia del agua, sin la que no se puede concebir un jardín español, que además de visible ha de ser audible.

Los núcleos de comunicación vertical están ubicados en los extremos de cada pastilla con el fin de liberar al máximo el espacio de oficinas. Unos núcleos secundarios de aseos se colocan en la zona central de la planta a modo de bisagra para articular el quiebro que se produce. Con una gran profundidad lograda en cada planta, soportada en dos líneas de pilares, una de ellas intermedia y visible, el espacio diáfano obtenido consigue, además de una magnífica iluminación natural, la máxima flexibilidad en la distribución de los espacios, de los puestos de trabajo y de la habilitación futura.

Las fachadas se componen de unos paneles de vidrio de grandes dimensiones, que se adaptan a la estructura de los pórticos sin necesidad de carpintería vertical intermedia creando la sensación en el usuario de estar conectado con el exterior.

El nuevo campus ha obtenido la calificación medioambiental Leed Platino —Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible— y durante el propio proceso de diseño se ha formado a los empleados sobre su correcta utilización. Ésta ha sido una experiencia pionera en España, y las sugerencias de los trabajadores han producido modificaciones en el proyecto.

El edificio contempla  todas las variables medioambientales necesarias: calificación energética, uso de energía renovable (1.700 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos), reutilización de aguas pluviales, selección de plantas autóctonas de bajo mantenimiento, mínima contaminación lumínica, empleo de un alto porcentaje de materiales de construcción reciclables y renovables (por ejemplo: utilización de madera certificada), fomento del tráfico de baja emisión —aparcamiento para bicicletas, uso de coches eléctricos, híbridos y de alta ocupación—, etc.

 

Fuentes: Arquitectura Viva.  Diario Design.

 

 

Rafael de la Hoz Castanys
Rafael de la Hoz Castanys
Fachada lateral
Fachada lateral
Conexión edificios
Conexión edificios
Oficinas y jardín interior
Oficinas y jardín interior
Espacio entre edificios
Espacio entre edificios
Jardín y fachada lateral
Jardín y fachada lateral
Vista general
Vista general
Vista aérea
Vista aérea