Sala sinfónica
Sala sinfónica

Categoría: Equipamiento, Arquitectura, Sanahuja&partners, Proyectos

01 /01/1970

AUDITORIO Y PALACIO DE CONGRESOS DE CASTELLÓN


AUDITORIO Y PALACIO DE CONGRESOS

Carlos Ferrater, Carlos Escura, Carlos Martín, Jaime Sanahuja

Castellón de la Plana. 2004

Revisamos una de las obras más importantes en las que ha participado nuestro estudio en colaboración con Carlos Ferrater (OAB Arquitectos). Este proyecto obtuvo el Primer Premio del Concurso de ideas licitado por el Ayuntamiento de Castellón en 1991 y  fue posteriormente desarrollado por la Generalitat Valenciana a través de la iniciativa Castelló Cultural.

El edificio está concebido como un gran contenedor de actividades culturales, dotado de una gran flexibilidad para los distintos usos. El volumen general se descompone en cuatro piezas. En las primeras,  se encuentran las salas de audición.  La mayor para música sinfónica, la menor para música de cámara. Bajo estas salas se ubican el  hall, las zonas de espera y el bar. Arropando todos estos espacios se desarrollan cuerpos laterales de menores dimensiones.

Junto a estas piezas o volúmenes y formando un único conjunto con el auditorio, se sitúan las dependencias destinadas a congresos, acontecimientos sociales, salas de exposiciones y reuniones.

Se ubica en medio de una gran explanada, en la parte alta de la ciudad de Castellón, en el  Parque de Rafalafena, junto a la Avenida del Llidó. Por su posición geográfica, el edificio mira tanto a la ciudad como al mar.

El edificio capta la luz solar, que se transforma en protagonista de la obra. El interior del edificio se expresa a través de léxico extremadamente refinado y elegante mientras que en el exterior la sobriedad se convierte en el mensaje clave de este proyecto.

Su arquitectura se expresa mediante la sencillez de los materiales biológicos y se cuenta bajo los rayos de la luz, "material inmaterial" que crea juegos de sombras sobre los volúmenes, cortándolos o fundiéndolos.

El impacto visual es fuerte para el observador que se encuentra en la plaza y se acerca al edificio. La obra es un cuerpo anclado firmemente en la tierra que lo acoge.

El proyecto contempla un permanente diálogo entre el espacio exterior y el edificio. La plaza donde se implanta, forma parte del paseo cultural. Esta constituye el lugar de encuentro y de intercambio característico de la cultura mediterránea. El pavimento de la plaza, en suave pendiente, invade el hall del auditorio a través de una secuencia de espacios que provocan una transición entre el exterior y el interior por debajo de las salas de audición formando vestíbulos, foyers, y espacios de relación.

El volumen general se descompone en cuatro piezas, con una superficie total de 13.590 m2.

El primer volumen acoge la Sala Sinfónica (1.200 localidades), y la Sala de Cámara (400 localidades); el segundo alberga el hall y el bar y está rodeado por espacios laterales destinados a camerinos, vestuarios, salas de ensayo, almacenes y oficinas administrativas. El tercer volumen, la sala polivalente es llamada Magic Box. Finalmente, el cuarto cuerpo recoge las salas de congresos, conferencias y los espacios para las actividades expositivas y las instalaciones.

La asimetría de la Sala Sinfónica es el reflejo de la primacía de los sistemas autónomos en el interior. Las dos plateas asimétricas se abrazan, mientras el escenario dispone de una rampa que vincula a los espectadores con la escena. La relación de esta sala con el exterior se mantiene mediante un acristalamiento en el fondo del escenario que permite la visión de las montañas de la Magdalena.

El foyer, a modo de hall, es el punto en el que confluyen todas las salidas de la sala. Es además, el nexo de unión con la sala polivalente.

La Sala de Cámara se encuentra suspendida sobre el acceso, disfrutando de la luz natural gracias a la fractura transversal del volumen. La versatilidad del edificio queda reflejada en esta sala, capacitada para acoger contenidos tan variados como conciertos de cámara, solistas o conferencias.

La Sala Polivalente, está constituida por tres salas modulares, con la posibilidad de albergar cualquier actividad ya que se pueden convertir rápidamente en una sola para la celebración de grandes congresos. Esta se caracteriza por el dominio absoluto de la luz natural.

El edificio se cierra completamente al sur, con aberturas tamizadas a este y oeste. Hacia el norte se abre en dos puntos principalmente, la Sala Polivalente y la Sala Principal del Auditorio, dotando de espectacularidad visual y enmarcando el paisaje.

En la parte de atrás, el jardín extiende la cafetería hacia el exterior, enmarcando la visual del Desierto de las Palmas. Además, el tratamiento dado a los árboles integra exterior con interior.

La riqueza del espacio contrasta con la sencillez de los medios y materiales que se emplean en su construcción. El volumen del edificio está hecho con hormigón blanco visto, material sobrio que aporta una voluntad de intemporalidad y acero corten en la fachada que marca el acceso. El pavimento de cuarcita gris en la plaza, la madera, el vidrio y el acero completan el recurso a los materiales.

El edificio se sitúa en un importante parque urbano de 80.000 m2, también diseñado y ejecutado por el mismo equipo de arquitectos

 

ENLACE:

http://www.sanahujapartners.com/auditorio-y-palacio-de-congresos-de-castell%C3%B3n#sthash.hW4X6ViA.dpuf

 

Jaime Sanahuja, Carlos Escura, Carlos Martín, Carlos Ferrater
Jaime Sanahuja, Carlos Escura, Carlos Martín, Carlos Ferrater
Fachada principal
Fachada principal
Secciones
Secciones
Vista general
Vista general
Foyer
Foyer
Fachada lateral
Fachada lateral
Interior
Interior
Fachada posterior y jardín
Fachada posterior y jardín